El difícil trámite de alquilar un piso

Alquilar un piso es una tarea larga y delicada para ambas partes, para el inqulino y para el alquilador. En este artículo te mostramos algunos de los pasos y trámites habituales que tienen que realizar ambas partes antes de alquilar, correctamente, un piso.

Pasos que debería dar el propietario antes de alquilar un piso

El propietario de la vivienda o local debería dar una serie de pasos antes de alquilarlo. Aquí van los principales pasos que debe seguir un propietario antes de alquilar un piso en la ciudad.

Hacer una cautelosa selección del inquilino

El mejor antídoto para eludir los quebraderos de cabeza que supone dar con un inquilino deudor es la prevención. Cuidar la selección del inquilino puede ser uno de los aspectos más esenciales a tomar en consideración en el proceso de arrendar de forma segura una residencia
Para conocer la solvencia de un inquilino podemos pedir su nómina y contrato de trabajo, con el objetivo de revisar su capacidad de pago y estabilidad laboral. Además de esto, existen diferentes registros de deudores que poder consultar. Es importante analizar bien todos estos datos antes de meter en nuestra casa a un moroso profesional.

Solicitar garantías auxiliares

Aparte del pago de la fianza –que cubre posibles desperfectos en la residencia provocados por el inquilino a término del contrato-, la ley deja que se establezca cualquier género de garantía del cumplimiento de las obligaciones de pago de forma auxiliar en el instante de firmar el contrato

Solicitar también un aval

El aval es un respaldo que da un tercero sobre los pagos que acepta el inquilino. En el caso de que este deje de abonar, va a ser el avalista el encargado de liquidar la deuda tal y como si fuera suya. En el caso del alquiler de residencia, el dueño puede demandar 2 géneros de avales:

A) aval personal: otra persona, normalmente un familiar, puede acreditar los pagos del inquilino.

B) aval bancario: en un caso así es una entidad la que responde de los pagos si el inquilino deja deudas pendientes. Por la solvencia que se les supone, esta clase de entidades resulta más fiable de cara a dar seguridad al dueño.

Someter el contrato a un arbitraje independiente

Se trata de una vía de resolución de enfrentamientos opción alternativa a la vía judicial y regulada por la ley. Consiste en que tanto el inquilino como el arrendador firman un anejo al contrato en el que, en el caso de enfrentamiento, acuerdan someterse a la resolución que tome un árbitro ecuánime con el objetivo de solventarlo

De esta forma, en el caso de impago de la renta, un árbitro mediará en el enfrentamiento, sin precisar recurrir a la vía judicial ni contratar letrado y procurador, para intentar localizar una solución

Contratación de seguros de impago o bien desperfectos

Una opción alternativa interesante a estimar a los acredites o bien garantías auxiliares que se demandan al inquilino es la contratación de seguros que cubran los impagos o bien desperfectos causados por el inquilino en la residencia. Así se evita el ahínco de pago inicial por la parte del inquilino que requiere la constitución del aval o bien la entrega de una elevada fianza y que puede ser inasumible cuando no se tienen suficientes ahorros

Proceso que debe seguir el inquilino para buscar el mejor piso en alquiler

Por su parte, el futuro inquilino debe seguir también una serie de pasos, antes incluso de la firma del contrato. Lo mejor para el inqulino es buscar el piso adecuado en un portal especializado. Por ejemplo, si quieres alquilar un piso en Valencia, o en Alicante, lo mejor es visitar un portal de casas en Alicante. Una vez ahí, acotas la zona de la ciudad preferida, los precios que buscas, etc.

Pasos a seguir antes de la firma del contrato

Verifica que quien arrienda la residencia es ciertamente el propietario. Es lo más normal que sea así, más es conveniente asegurarse para eludir cualquier problema con posterioridad. Revisar este dato es simple y económico mediante una nota simple pedida en el registro de la propiedad.

Demostrar al casero la capacidad de pago. Quien arrienda la residencia se teme que el inquilino, a quien la mayor parte de las veces no conoce, deje de abonar el alquiler o bien dañe el piso. De ahí que, es cada vez más usual que se solicite documentación al potencial inquilino para valorar su capacidad de pago.

Recibir credibilidad del banco. El dueño, a la vista de la información mostrada por el interesado, ‘decidirá’ si la capacidad de pago del potencial inquilino o bien si se le demanda una garantía auxiliar. En el caso de precisar este respaldo extra, el inquilino va a poder aportarlo a través de la entrega de un dinero en depósito o bien la constitución de un aval –bien por la parte de un familiar, bien a través del banco-.

Estudiar bien qué condiciones recoge el contrato. Ya antes de la firma del contrato es el instante para negociar las condiciones que van a aplicar a lo largo de todo el tiempo que vivas en esa casa. De ahí que debes intentar que estas sean las más ventajosas para ti en diferentes aspectos, como el coste, lo que incluye la renta mensual o bien la duración del contrato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *